sábado, 22 de octubre de 2011

Maniqueo Ingenuo Y Ameno...


Que agradables y amenos son estos medios de comunicación…

Saddam Hussein, Hosni Mubarak, Osama Bin Laden, el coronel Gadafi, Ben Ali, todos tienen similitudes.  Si bien Mubarak no resulto muerto, porque su cobardía extrema le salvó la vida.  No, no es ese el parecido, ese que llega a sus pensamientos, amables lectores y seguidores de mi rinconcito virtual. Los iguala que todos son malos. Y nadie quiere ver una película donde al final el malo quede vivo. Nadie quiere ver una película donde el malo muera tranquilo en su cama, o que muera accidentado. Todos aplaudimos cuando los malos son destrozados como se merecen. Vayan mis aplausos a la acción heroica acometida contra este grupo de depredadores. El mundo será un mejor lugar con menos perversos.

Faltan algunos distinguidos miembros en ser tocados por la primavera árabe. Los gobernantes de Siria, Bashar al Asad; Yemen, Abdalá sale; y Barein, Hamad bin Isa al Jalifa, se aferran al poder. Y aunque no estoy empapado del todo, parece que le está llegando la hora a Teodoro Obian de guinea, único país africano que oficialmente habla español. Los buenos continúan triunfando; al parecer estamos en el momento de acción del protagonista…

Hay buenos y malos. Vivimos etapas en donde el malo es clasificado como aquel que reprime a su propio pueblo. Podemos destrozar poblaciones completas, sin piedad alguna matar niños, mujeres embarazadas, ancianos, etc., pero si los muertos no son de los nuestros no hacemos algo malo. Conviene que nos aclaren con cucharitas quiénes son los buenos, porque los malos ya nos los sabemos de memoria. Y para mi cortísimo entendimiento, pido que en camaralenta y con omnipaciencia, me expliquen que si existen buenos que proteger y prosperar, malos que desacreditar y eliminar, como en el cine “in” ¿Quién es el guionista?

Alguien tiene que clasificarnos, porque la historia no se detiene. 

8 comentarios:

ana dijo...

creo que el guionista es nuestra propia conciencia, parace que los malos van cayendo, final de eta también, ya era hora.

besitos

soy... dijo...

ana

Gracias por tu comentario. No pensé como guionista a nuestra conciencia. Pero tienes razón. Ahora bien, no podemos equivocarnos, debe existir un "bueno" mayor, jeje.

Un saludo.

Fran dijo...

Creo que lo único malo, al parecer, es tener petróleo bajo los pies. Los términos “buenos” y “malos” son absolutamente relativos.

Los “buenos” en este tema, a mi entender, son aquellos que emplean su “bienestar” para asegurarse SU futuro (socioeconómico) por todos los medios posibles. Los “malos”, son solo los obstáculos en el camino para llegar a esos fines.

¿El guionista? Según sé, son una Secta “inexistente” de cientos de años de funcionamiento, cuyos “intelectuales” han elaborado un Plan, en el cual, su “juego” ha costado millones de vidas. Creo que la verdadera pregunta es: ¿De dónde viene el mal&^* guión?

soy... dijo...

Fran

Las comillas para buenos y malos no las utilicé, porque el título de la entrada las hace innecesarias.

Sí, tienes razón en tu segunda observación, hay que saber de dónde viene el embromado guión; pero debemos, algún día llegar a la casa del guionista.

Gracias por visitar mi rinconcito virtual, y por tu comentario.

Un saludo.

disancor dijo...

Feliz fin de semana y feliz puente.
Un saludo.

soy... dijo...

No se a que te refieres con eso de fin de semana larga. Pero feliz fin de semana.

Un saludo.

clariana dijo...

Este tema de los "buenos y malos" es escabroso.
Ya de pequeñitos hay una cierta manipulación en los niños a esa división entre buenos y malos. Recuerdo los juegos de mi hermano mayor, eran muy inteligentes como él, pero siempre salía esta división. Los fuertes de cowboys y los indios, siempre los cowboys de buenos... El Capitán Trueno y los cruzados con los moros... Hazañas bélicas entre paises, unos más buenos que otros y así hasta el infinito.
El ideal de mi hermano era Supermán, y ¿quién no? a esa edad, hasta a mí me subyugaba...
Ahora parece que el tema lo cuidan un poco más en las escuelas y recuerdo una época en que más de un niño se había tirado por la ventana imitando a Supermán, pensando ingenuamente que volaría, ésto en nuestra época de avance digital y de películas, (bueno, hace unos años) pues antes no lo había oído.
En fin, que ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos, que todos somos las dos cosas en mayor o menor grado.
Buen post para la reflexión. He leído otro post referido a Gadafi de otro amigo bloggero, que te deja un poco en la incertidumbre, aunque también está acertado. Prefiero el tuyo, es más abstracto pero toca el tema clave.
Un saludo.

soy... dijo...

"...Prefiero el tuyo, es más abstracto pero toca el tema clave."


Estás lúcida lúcida en tu comentario. La idea en todo momento era una entrada de fondo abstracto, veo que lo conseguí, Cada quien que medite, porque es de sopesar que situaciones sociales y políticas convulsas, con protagonistas que ejercen el poder, sean tratadas diciendo que fulano o fulana es malo o mala y que a los malos hay que castigarlos.

Gracias.